NUESTRA CAPILLA DE SAN ANDRÉS.

CARTA DE NUESTRO HERMANO MAYOR D. ÁNGEL CÓRPAS JIMÉNEZ.

Estimados Hermanos en Cristo:

Como sabéis, la situación de la nuestra Capilla, en cuanto a titularidad se refiere, estaba en el limbo, es decir, era tierra de nadie, no existía documento alguno que acreditase la propiedad, de la misma; éste hecho nos preocupaba sobremanera, ya que no contábamos con ningún documento público, acta, …etc., donde se acreditase dicha propiedad. Todo ello conllevaba el riesgo de perder la privacidad y la propiedad de la misma.

Pues bien, me complace comunicaros que, después de estos años en los que entre otras actividades, no menos importantes, hemos estado gestionando el tema que nos ocupa, iniciamos el procedimiento, éste conllevaba un plazo de alegaciones, por si alguien reclamaba la propiedad, una vez finalizado dicho plazo y realizados los trámites legales de publicación sobre la titularidad, en el BOE 191 del 11 de agosto de 2021, y el correspondiente Edicto Municipal con referencia 202100900046587, se procederá en el plazo de unos días al cierre favorable definitivo del expediente, cuando esté cerrado, se remitirá a la Oficina de Registro Público para finalizar definitivamente el proceso de inmatriculación del edificio y sus dependencias a nombre de nuestra Hermandad. Sólo entonces podremos decir que la Capilla es propiedad de todos los Hermanos.

Me gustaría que estuvieseis al corriente de la ardua labor de búsqueda y aportación de documentación que ha sido necesario recabar, entre otros, el documento de protocolo de Fusión de la Hermandad de San Andrés y la del Prendimiento, de fecha 3 de Octubre de 1896 del que no conservábamos copia y que ahora quedará en el Archivo de nuestra Hermandad.

Posteriormente, se ha generado un protocolo notarial bajo número 2978/21 junto con la memoria descriptiva para el registro.

Todo ello con muchas idas y venidas e infinidad de reuniones con Notarios, con el Registro de la Propiedad, y con Palacio Arzobispal durante un proceso que nos ha llevado estos tres años.

Dada la importancia de este hecho, es motivo de alegría que finalmente haya quedado completado este proceso que tras un largo período por fin concluye satisfactoriamente. Desde aquí doy las gracias a todos los que han colaborado para que este proyecto diera sus frutos.